Perseveran hasta ser campeones

El liderazgo que caracteriza a los Oxfordianos, se manifiesta en los alumnos Raymundo Humberto Ochoa Gutiérrez y Alan Emmanuel Rojas Vizcarra. Ambos forman parte de la selección estatal de fútbol que se alzó con la copa del Torneo Nacional de Fútbol Sub 14 Años el 12 de noviembre en Mazatlán, Sinaloa.

En entrevista, los estudiantes de secundaria coinciden en que la filosofía de Oxford les ha enseñado a no rendirse y a que aprovechen las oportunidades que se les presentan.

 

BIEN APOYADOS

La familia es determinante para el logro de objetivos.

El apoyo familiar ha ayudado a Raymundo a equilibrar el deporte y el estudio, y lo impulsan a perseverar. Además, el fútbol le ha dado grandes amistades y profesores sabios e inteligentes de quienes ha aprendido mucho.

Por su parte, Alan hace especial reconocimiento a su hermano mayor, también campeón nacional de fútbol, quien lo influenció para iniciar a los cuatro años en este deporte. Desde que su hermano ganó el mismo trofeo que ahora él tiene en sus manos, supo que quería ser igual de “luchador, de valiente, sacar todo en la cancha y tener un trofeo de tal magnitud”.

Para Raymundo, su meta es clara desde que empezó a jugar a los 8 años en el equipo Oxford Cruz Azul. Ser campeón nacional de la Sub 14 es solo el inicio, su intención también es formar parte de algún equipo de fuerzas básicas.

Agradece el consejo que recibe siempre en Oxford, de aprovechar las oportunidades que se presentan y trabajar duro para alcanzar los objetivos. “Aquí me formé” reitera Raymundo en la entrevista donde se mostró confiado de alcanzar más triunfos siguiendo la filosofía del colegio. El aficionado a los Rayados de Monterrey, forma parte del equipo Mineros y reconoce que el haber participado en varios torneos contra categorías mayores, les sirvió para ganar experiencia. Ahora disfruta los resultados de ser parte de los campeones de la selección estatal. Por eso, aconseja “echarle ganas y trabajar duro” para lograr las metas que cada quien se proponga.

 

TRABAJO DURO

“Para mí, esto es el comienzo”, señala Alan con firmeza. Su visión está enfocada en ser fichado para algún equipo de fuerzas básicas y llegar hasta primera división.

Sabe que el entrenamiento será más duro. Actualmente, entrena tres veces por semana y aunque antes jugaba en dos equipos, ha tenido que quedarse solo en uno para mantener un equilibrio en sus estudios.

Oxford le ha enseñado a no rendirse, a tener esperanza y a ser fuerte. Alan aprovechó para enviar un mensaje a los jóvenes como él que tengan algún sueño: “Con práctica y disciplina, todo se puede”.

Raymundo y Alan son ejemplo de cómo cada Oxfordiano busca la manera de traspasar fronteras y trabaja para cumplir sus sueños con esfuerzo y el apoyo de su familia.

To Top ↑